Cómo mejorar tu pronunciación del noruego

¿Sabías que la pronunciación del noruego es el problema más común para los hispanohablantes que quieren aprenderlo? Si logras superar esto, verás que aprender noruego es mucho más fácil de lo que piensas.

Problema

Siempre le recordamos lo mismo a nuestros alumnos: realmente, entender cómo funciona la pronunciación del noruego es clave para que aprenderlo. Créeme: una vez que estás cómodo con este tema, el resto del aprendizaje marchará con viento en popa.

El quid de la cuestión es que en el idioma noruego hay sonidos que no existen en el español. Por eso, un hispanohablante no está acostumbrado a pronunciarlos sonidos y tampoco logra reconocerlos cuando habla con un nativo.

En este video puedes aprender cómo pronunciar todas las letras del alfabeto noruego:

Y en este video explicamos la diferencia entre la ‘u’ noruega y la ‘u’ española:

La vocal 'u'

1. Hazlo en el orden correcto

Es importante que aprendas estos nuevos sonidos antes de comenzar a conocer la gramática noruega, el vocabulario, etc. De esta forma podrás aprender el resto de las lecciones de una forma mucho más fluida porque “la base” (que es el alfabeto y sus sonidos) ya la tienes. Hacer lo contrario es como empezar a pintar las paredes de una casa cuando ni siquiera has colocado los cimientos.

Por eso, te recomendamos que las primeras semanas te dediques a aprender el alfabeto noruego y sus sonidos. Una vez que lo hayas hecho te será mucho más fácil reconocer palabras y retener nuevo vocabulario.

2. Usa herramientas de audio

language_lab

 

Es un error común leer una palabra nueva e inmediatamente imaginarse cómo se pronunciaría. Y puesto que hay muchísimas palabras en noruego que no se pronuncian como se escriben, tal vez más tarde no logres reconocerla cuando es dicha correctamente. Por eso, si memorizas una palabra con una pronunciación que es incorrecta, luego te costará “sacártela de la cabeza” y reconocerla cuando hablas con nativos.

Por ejemplo, la palabra noruega “tidligere” (más temprano) no se pronuncia como se escribe. Se pronuncia /tiːlirə/, con una ‘d’ y ‘g’ muda, y una ‘e’ ligera. Claro que eso no tiene mucho sentido para un hispanohablante. A menudo, cuando se trata de palabras que contienen una ‘h’ o ‘g’, etc, su pronunciación es difícil. Por eso, es muy, muy importante que aprendas como pronunciar correctamente las palabras desde un principio y no dejar este asunto para las lecciones más avanzadas.

 

3. Testea con “pares mínimos”

Para los hispanohablantes es totalmente normal oír otros sonidos que un noruego. Te ponemos un ejemplo: La palabra “fire” (cuatro) se pronuncia /fiːrə/ con una ‘e’ ligera al final, y ese sonido es uno de los nuevos sonidos noruegos que no existen en español. Es una vocal que está entre una ‘e’ y una ‘a’. A la hora de escuchar esa palabra, uchar esa palabra, un noruego escucha “fire”, mientras que un hispanohablante escucha “fira”.

Para evitar a memorizar la pronunciación incorrectamente, un truco es escuchar un audio cada vez que aparezca una nueva palabra. Usa servicios como Forvo, Google Translate o cursonoruego.es, donde encontrarás muchísimo material gratuito y ejercicios auditivos para que entrenes tu oído a este nuevo idioma.

La buena noticia es que se puede entrenar el oído para reconocer estos nuevos sonidos. Se puede hacer usando “pares mínimos”, que son palabras similares con un poquito de diferencia en la pronunciación. Por ejemplo:

Escuchando grabaciones de sonidos similares puedes entrenar tu cerebro para reconocer y distinguir los nuevos sonidos.

4. Graba y escucha tu pronunciación

¿Has alguna vez escuchado cómo suena tu voz grabada? Probablemente te ha llamado la atención ya que suena muy diferente de lo que pensabas. La razón es que otras personas no oyen las mismas vibraciones que entran desde tus cuerdas vocales via los huesos de tu cráneo hasta tu oído, solo oyen las vibraciones fuera de tu cabeza .

Por esa misma razón es probable que pronuncies palabras y sonidos diferente de lo que piensas. Mientras tú escuchas algo dentro de tu cabeza, para alguien escuchándote puede sonar diferentemente.

Entonces, una solución es grabar tu pronunciación cuando estés aprendiendo una palabra nueva, y después escucharla y compararla con la pronunciación de un nativo.

Conclusión

En definitiva, si quieres mejorar tu pronunciación noruega, leer un libro no es suficiente. Debes también asegurarte de oír la pronunciación de la palabra, por ejemplo usando una página en internet, un diccionario digital, etc. Puedes chequear algunas de las publicaciones que hemos propuesto en este post. Intenta pronunciar las palabras para averiguar si te cuesta poner la boca/lengua en la posición correcta. Y aún mejor, graba y escucha tu propia pronunciación.

Recuerda que puedes acceder a nuestras lecciones y practicar tu pronunciación en nuestra app gratuita, en nuestro sitio web o en nuestro curso vía mail. También te esperamos en nuestra comunidad de Facebook, Google+ y Twitter para intercambiar experiencias colectivas y seguir aprendiendo juntos. ¡No dejes de escribirnos si tienes cualquier tipo de pregunta!


Deja tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas publicaciones: