Una azafata nos cuenta cómo aprender noruego

Anna, una azafata alemana con máster en estudios hispánicos, nos cuenta tips e ideas para aprender noruego y no desesperarse en el intento.

Hay personas que saben dos idiomas, unas pocas tres, y son contadas las que manejan más de cuatro. Anna es una de ellas. Esta azafata alemana (que no le gusta revelar su edad exacta, pero sugiere que ronda los cincuentas) sabe más de cinco idiomas: japonés, español, italiano, francés, noruego, inglés y alemán, claro.

¿Cómo lo consiguió? Curiosidad, perseverancia y trabajando como azafata, lo que le permitió viajar por todo el mundo y conocer gente nueva constantemente. Aunque ahora reside en Nueva York, vivió cinco años en Japón, casi diez en Noruega y otros varios en España, donde se especializó en estudios hispánicos.

Un día, mientras tomaba clases en una universidad española, escuchó a un grupo de noruegos hablando. Ella no reconoció el idioma (nunca antes lo había escuchado) y enseguida se sumó a la charla. Fue así que comenzó a estudiar noruego, y tanto le gustó el idioma que decidió radicarse en el país nórdico y trabajar para la aerolínea de bandera.

¿Crees que tienes un don para aprender idiomas, o algo así?

(Risas) Un don es mucho…pero tengo facilidad, es cierto, y mi trabajo también influye. Para mi, aprender un idioma es un placer, no lo veo como algo penoso. Por eso lo disfruto. Pero entiendo que hay gente que tiene que aprender un idioma por trabajo o estudios y puede ser difícil al principio. Pero todos pueden aprender un nuevo idioma, todos, y en cualquier momento de la vida. Yo tengo más de 50 y siempre estoy aprendiendo cosas nuevas. No te creas eso de que: “si no lo aprendiste de pequeño, entonces no podrás de mayor…”. No. Eso es una excusa y una traba mental para no avanzar.

¿Cuál es la clave para aprender un idioma?

Estudiar un poco todos los días. No estudiar 18 horas un día y luego, nunca más. No. Mejor un poco todos los días. Y luego, sumergirte en el idioma.

¿Cómo se puede lograr eso?

Viendo películas, hablando con gente por Skype, escuchando canciones, leyendo más allá de los libros de texto. Conociendo no solo el idioma, sino también la cultura del país que te interesa. Y sobre todo, hablando con nativos. Hablar, hablar, hablar. Sin miedo, sin timidez. Si te equivocas, bueno, ¿cuál es el problema? Sigues y ya.

(Mira más ideas para aprender noruego de una forma divertida aquí)

¿Qué crees es lo más difícil para un hispanohablante que quiere aprender noruego y no sabe inglés?

Me imagino que pronunciar nuevos sonidos debe ser difícil, pero no es imposible. Lo importante es acostumbrar el oído y todos los días repetir lo que más cuesta. Todos los días. No me digas que no tienes 10 minutos por día para repetir algunos sonidos, porque no lo creo.

¿Qué es lo más lindo de aprender nuevos idiomas?

Poder charlar libremente con gente de otros países y darse cuenta de que, a pesar de las fronteras y las costumbres, puedes generar una conexión con personas de todo el mundo. Además, la independencia de poder viajar y sentirse más seguro, poder leer autores en su lengua nativa y sin dudas, es un diferencial a la hora de buscar trabajo. Muy grande, por cierto.

 


Deja tu e-mail para recibir notificaciones de nuevas publicaciones:

Un comentario en “Una azafata nos cuenta cómo aprender noruego”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *